Los precios del cobre recuperaron su estabilidad tras una caída, lo que lleva al mercado a esperar datos económicos más certeros  para tener más pistas sobre las perspectivas de crecimiento y demanda y los planes de estímulo para impulsar la actividad económica.

La próxima semana se conocerán los datos manufactureros del mayor consumidor mundial, China, considerado un indicador clave de la demanda de metales industriales.

Dato: A las 10:27 GMT, el cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME) ganaba un 0.1%, a US$ 6,530 la tonelada.

El metal usado ampliamente en las industrias de la energía y la construcción cayó hasta los US$ 6,449 el jueves, un desplome de más del 5% desde el lunes, cuando los precios tocaron un máximo de 27 meses.


“Hay un vacío de noticias por el momento y la segunda ola del virus está dominando los titulares, creando un ambiente en el que veremos caídas”, dijo Oliver Nugent, analista del Citi.


“Puede que sea aprobado el plan de estímulo en Estados Unidos el mes próximo, cuando se celebrará también la sesión plenaria en China. Estos catalizadores macro deberían hacer de octubre y noviembre meses positivos”, agregó.


La fortaleza del dólar, que encarece el precio de las materias primas tasadas en la moneda estadounidense a los tenedores de otras divisas, también afectaba a la confianza, ya que podría impactar en la demanda.

En otros metales básicos, el aluminio ganaba un 0.5%, a US$ 1,749 la tonelada; el zinc subía un 0.5%, a US$ 2,383; el plomo cedía un 1.1%, a US$ 1,836; el estaño restaba un 0.7%, a US$ 17,165; y el níquel sumaba un 0.7%, a US$ 14,360.

 

*Fuente: Gestión